Click acá para ir directamente al contenido

Vida universitaria segura en pandemia

"Mantener cuidados respecto al Covid como comunidad universitaria", por la trabajadora social Javiera Bórquez y la psicóloga Constanze Ihl.

Luego de 2 años de estudio y trabajo online, en un proceso de amplia incertidumbre, es comprensible que surjan múltiples emociones por retornar a las actividades presenciales, las cuales involucran mayor contacto social y también el sentir que se retoma una vida “normal” o al menos más similar a lo que teníamos previo al inicio de la pandemia.

Existen varias posturas respecto a cómo convivir con el COVID; por una parte puede haber un grado de temor al contagio y el deseo de tomar todas las medidas necesarias para evitarlo. Por otro lado puede existir un deseo de compartir con el menor número de restricciones posibles, luego de los largos períodos de confinamiento que vivimos. Pero también puede sentirse una ambivalencia respecto a los cuidados a tomar y cuándo aplicarlos,  lo cual puede llevar a relajar y olvidar ciertas medidas.

Entendiendo las distintas posturas respecto al COVID es importante mantener una actitud de empatía para cuidarnos mutuamente. Es importante tener presente que los antecedentes de salud de cada persona y sus familias pueden ser muy variados, y que pueden haber razones de peso para que algunas personas decidan cuidarse más que otras. Lo anterior, pensando por ejemplo en complicaciones de salud asociadas al contagio de COVID por contar con enfermedades de base, como condiciones cardíacas, diabetes, obesidad, entre muchas otras.

Considerando estos antecedentes es que cobra relevancia recordar que al estar en interacción con otras personas, mi libertad termina donde empieza la de los demás. Si yo tomo la decisión de no cuidarme, estoy influyendo de una u otra manera en la salud de las personas que interactúan conmigo a diario, limitando sus posibilidades de acción, por ejemplo,  en no poder asistir a la universidad si llega a concretarse un contagio.

Por ende, mientras tengamos que interactuar y convivir con el coronavirus en el contexto universitario, sigue siendo necesario tomar medidas para evitar su contagio. Las principales medidas que se recomienda aplicar en espacios cerrados consisten en el uso correcto de la mascarilla (cubriendo nariz y boca), mantener ventilados los espacios cerrados (aunque esto signifique contar con mayor ruido ambiental), mantener el distanciamiento social dentro de lo posible en las salas de clases y recordar la limpieza constante de manos (idealmente con agua y jabón, o bien con alcohol gel). Por último, cuando tosas o estornudes, cúbrete la nariz y la boca con el codo flexionado o con un pañuelo.