Click acá para ir directamente al contenido

Miércoles 3 de Agosto de 2022

Percepción del estrés y cómo afrontarlo

Ps. Suilan Chia Covarrubias

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el estrés es un conjunto de respuestas fisiológicas del individuo cuando elementos ambientales son percibidos como amenazantes o desafiantes. Así, si bien interviene el estresor y el ambiente, lo que cobra relevancia es la experiencia personal del estrés. Esto es, la forma en que la persona significa el posible hecho estresante y las estrategias de afrontamiento que pueda tener. Desde esto, podemos identificar el eustrés y el distrés. El eustrés es cuando se percibe una situación como demandante, pero que no supera la percepción de las capacidades del individuo para afrontarlo. Así, es percibida como un reto, una oportunidad, posibilidad de adaptación que permite la obtención de nuevos logros y metas. En cambio, el distrés, es aquel donde el individuo percibe que la situación sobrepasa sus capacidades o estrategias de afrontamiento. Se siente sometido a una adaptación excesiva y se encuentra agotado, trayendo aparejado malestar físico y/o psicológico.

Comprendiendo entonces que la experiencia de estrés tiene estrecha relación en cómo valoramos el agente estresante y los recursos que podamos tener, es que las estrategias de afrontamiento para el estrés son de vital importancia. Las estrategias de afrontamiento son un conjunto de respuestas ante una situación estresante ejecutadas para reducir de algún modo las cualidades adversas de tal situación. Si bien pueden ser entendidas como un intento del individuo por resolver la situación, su función principal es que actúan como un regulador de la perturbación y del desgaste emocional. Podemos identificar estrategias de afrontamiento en 3 grandes áreas: a nivel físico, social y psicológico.

Estrategias de afrontamiento físico

  • Organizar las actividades diarias, incluyendo tiempos de descanso, actividades de ocio y de trabajo.
  • Ponerse metas realistas, a corto plazo y que prioricen lo urgente, de modo que ir dando pasos para alcanzar un objetivo mayor.
  • Dormir adecuadamente.
  • Alimentarse de manera balanceada y saludable.
  • Hacer actividad física y/o estimular la movilidad corporal para liberar energía y disminuir el impacto emocional.

Estrategias de afrontamiento social

  • Conversar con la familia y amigos en momentos de estrés para abrirse a otras formas de resolución, expresarse y distraerse para regular el cansancio emocional.
  • Compartir con animales y la naturaleza, los cuales pueden disminuir el estrés, ansiedad y angustia
  • Poner límites de manera asertiva, si hay situaciones o personas donde sea necesario.
  • Decir que no a compromisos sociales a los cuales no se pueda o no se quiera asistir.
  • Distanciarse de relaciones que hagan daño o sean poco sanas

Estrategias de afrontamiento emocional

  • Pensar en estrategias que hayan sido útiles en el pasado para solucionar lo que provoca estrés y buscar nuevas soluciones si las actuales no dan resultado.
  • Tomar consciencia de qué puede estar generando estrés y poner atención al propio cuerpo. A veces el cuerpo se da cuenta antes que la conciencia de que algo nos está afectando.
  • Reconocer las emociones que puedan estar aflorando y contemplarlas
  • Reconocer si la situación está fuera o dentro de tu control. Es importante reconocer y aceptar las propias limitaciones
  • Si las emociones que se sienten muy intensas, es importante no intentar controlarla, sino más bien regularla (escribiendo, haciendo actividades recreativas o artísticas y/o escuchar música. Estas permiten expresar y canalizar las emociones.)
  • Hacer actividades de relajación, meditación o respiración, que permitan contactarse con la emoción, el presente y armonizarse.

Sentir estrés es normal, y nos permite prepararnos para enfrentar situaciones. Lo perjudicial no es el estrés, sino cuando sentimos que supera nuestras capacidades de afrontamiento y nos agota. Así, no se trata de suprimir el estrés, se trata de desarrollar estrategias e implementar técnicas que permitan resignificar mejor las situaciones de estrés y tener estrategias para regularnos emocionalmente.