Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Superintendente de Insolvencia y Reemprendimiento realizó positivo balance de nueva ley que permite la reestructuración de empresas

Hugo Sánchez participó en actividad organizada por la Escuela de Economía y Administración para estudiantes de la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad Central.

Martes 24 de octubre de 2017

 

Superintendente Hugo Sánchez, la decana (i) Catalina Maluk y el director de Contabilidad y Auditoría, Guillermo Fuentes.

El superintendente de Insolvencia y Reeprendimiento, Hugo Sánchez, abordó el tema de la reestructuración en las empresas a la luz del nuevo marco legal que reemplazó a la antigua Ley de Quiebras, en una charla organizada por la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad Central.

En su bienvenida e introducción, ante alumnos de Contabilidad y Auditoría e Ingeniería en Administración de Empresas, la decana (i) de la FEN, Catalina Maluk, agradeció la presencia de la autoridad, más aún en el contexto especial relativo al tercer año de entrada en vigencia de la nueva Ley de Insolvencia y Reeempremdimiento.

“El gran objetivo de esta Ley es que busca que las personas tiendan a mirar la insolvencia no como algo negativo; es decir, la idea es poner menos el acento en la idea de fracaso y ver la oportunidad de enfrentar una situación de insolvencia, utilizando vías formales de solución y así volver a emprender”, sostuvo la decana.

Acto seguido, tomó la palabra el superintendente, quien hizo una comparación entre los escenarios legales antes y después de la nueva ley.

“En materia de balance, si comparamos con la antigua Ley de Quiebras, anualmente, del orden de las 130 empresas se acogían a este procedimiento. Hoy día, en solo tres años de vigencia de esta nueva  Ley, mil 700 empresas se han acogido  a la reorganización y a la liquidación de empresas”, sostuvo Sánchez.

También recordó que antiguamente, la Superintendencia de Quiebras dependía del Ministerio de Justicia. “La superintendencia tuvo un cambio importante  a partir de esta ley;  nace en abril de 2014, le ley entra en vigencia en octubre del mismo año y se posiciona de manera distinta. Por eso su nombre,  de Insolvencia y Reemprendimiento, dejamos de depender del Ministerio de Justicia y pasamos a formar parte el Ministerio de Economía”, agregó.

En esa línea, recordó que hoy el organismo se relaciona con instituciones de fomento, como Sercotec, que ve la cooperación técnica para que los micro y pequeños empresarios puedan emprender y que “estamos aprendiendo de las herramientas que existen para el fomento de manera que cuando estos micro y pequeños empresarios terminen sus procedimientos con nosotros, poderlos orientar a aquellas herramientas de fomento y programas de apoyo”.

Un respiro a los microempresarios

Sánchez recordó que dentro de los pilares fundamentales de la entidad están la fiscalización, la asesoría al deudor que renegocia sus deudas y destacó el rol de “orientar a aquellos emprendedores y microempresarios cuando están en situación de insolvencia y darles un respiro a través de nuestros procedimientos”.

“Además de tener una ventana de tiempo de 90 días en los cuales el microempresario no puede ser demandado,  le permite tener orientación de parta de un profesional y un análisis económico, tributario y financiero que muestra la ruta para reorganizarse o derechamente, liquidarse”, dijo.

El superintendente de Insolvencia y Reemprendimeinto, recordó que la falta de educación financiera no solo afecta a las personas naturales, sino que también al micro y pequeño empresario “que muchas veces se dedica a lo que sabe, a su negocio, conoce a sus clientes, pero en ámbitos contables y tributarios y financieros, no sabe mucho”.

En ese contexto señaló que las empresas del rubro inmobiliario y construcción, se someten mayoritariamente a la renegociación, mientras que el 61% de las micro y pequeñas empresas se someten al procedimiento de liquidación.

Ver galería