Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Responsabilidad Personal: Factor clave del Autocuidado

Miércoles 19 de marzo de 2014

Imagen foto_00000002La Responsabilidad Personal es un factor clave del autocuidado y es que cada una de nuestras acciones depende de nosotros y de cómo enfrentamos nuestro contexto más próximo.

La construcción del día a día está ligada a nuestra manera de mirar y movernos en el mundo, depende de ti elegir como hacerlo, ¿no?

Si bien es muy fácil abrumarnos con una sociedad en constante movimiento y exigencias, siempre puedo decidir cómo vivir y potenciar un cuidado integral que me ayude a tener una vida saludable.

RESPONSABILÍZATE TOMANDO CONCIENCIA DE LO QUE HACES Y CÓMO LO HACES

Las exigencias académicas, expectativas personales, familiares y sociales pueden ser un factor estresante e importante a la hora de desenvolverse en la Universidad. Potenciar una disciplina de estudios, que se acomode a tus necesidades y un autocuidado en todo momento, no sólo genera una mejor calidad de vida, sino que me permite alcanzar los objetivos y metas trazadas a lo largo de mis estudios.

Mis conductas, desarrollo emocional y disposición frente a la vida, no sólo construyen el día a día, sino que también me entregan herramientas frente a los problemas que puedan acontecer.

La alimentación, ejercicio, ciclos de sueño y hábitos de estudios son fundamentales en un proceso de autocuidado y de rendimiento académico favorable.

Para potenciar el autocuidado y alejarnos de un estrés perjudicial, te invitamos a poner a prueba tu responsabilidad personal fortaleciendo cuerpo y mente.

Alimentación

El buen funcionamiento del cerebro depende de los nutrientes que reciba. Ciertos alimentos inducen o reducen la producción y afectan nuestro rendimiento, por lo tanto te recomendamos que tomes conciencia de qué comes y cómo lo comes.

Disposición - Actitud

La forma en que enfrento el día a día, repercute en la creación de mi realidad y de mis experiencias vividas. Es por esto, que te recomendamos que te des cuenta de tu estado de ánimo, motivación y disposición al momento de relacionarte con otros y contigo mismo, potencia así un estado mental acorde a las exigencias que presentas, sin sobrepasar el equilibrio que has logrado.

Relacionarme con mis emociones

Miedo, Angustia, Rabia, Tristeza, Amor, Culpa, Incertidumbre. Somos inevitablemente vulnerables a experimentar cada una de estas emociones en algún momento de nuestras vidas. En vez de tratar de controlarlas, te invitamos a relacionarte con ellas y entender cuál es su función y por qué la estas experimentando. Muchas veces tratando de deshacernos de aquellas emociones nos hacemos más daño que viviéndolas como llegan.

Actividad física

Tanto cuerpo como mente están divididos imaginariamente por nosotros, sin embargo, su unión e integración es tan potente y crucial en nuestra creación de mundo como lo son nuestras acciones. Generando una unión entre ambas y potenciando nuestro cuerpo como vía de expresión para nuestra mente, logramos coherencia y consecuencia para construir en armonía todo lo que nos propongamos.

Consumo responsable

Dentro de las muchas actividades que tenemos para liberar tensiones y compartir con otros, se encuentra el consumo de alcohol. El leer tus signos de fatiga y cansancio en el cuerpo, es fundamental para saber dónde y cómo parar. Un consumo responsable no sólo permite evitar conductas de riesgo como el manejar bajo estado de ebriedad o estados de intoxicación severo, sino que también existen efectos secundarios muchas veces no percibidos, que son una carga adicional en nuestro día a día. El aumento de peso desmedido producto de las calorías y carbohidratos en exceso que trae el alcohol, el alto gasto económico asociado a su consumo, la dificultad para socializar luego de que termina su efecto, disfunción eréctil, entre otras consecuencias que puedes no percibir inmediatamente.

Programa Orientación Psicológica
Ps. Rocío Robles G.