Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Rector de la Universidad Central realizó charla magistral en ACADE

La máxima autoridad académica de la UCEN abordó la ‘Evolución, desarrollo y perspectivas de la minería chilena y su impacto en la economía nacional, en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible’.

Martes 21 de noviembre de 2017

 

En el marco del acuerdo colaborativo entre la Universidad Central de Chile y la Academia Diplomática Andrés Bello, vigente desde el año 2013 y que tiene como objetivo la participación y apoyo académico entre ambas instituciones, el rector de la U.Central, Santiago González Larraín realizó una charla magistral.

La máxima autoridad académica abordó la ‘Evolución, desarrollo y perspectivas de la minería chilena y su impacto en la economía nacional, en el marco de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible’, oportunidad en la que ahondó en el aporte presente y futuro de la minería chilena a los desafíos nacionales e internacionales a los que nuestro país se ha comprometido en el marco de los acuerdos alcanzados en el seno de la Asamblea General de Nacionales Unidas, referidos a la Agenda 2030.  

La implementación de la Agenda 2030 trae consigo un cambio de paradigma en la forma en que se entiende la relación de Estado, Sociedad y Mercado, ya que exige poner el centro del accionar de esta interrelación a la persona y la tierra.

En la oportunidad, Juan Somavia, director de la Academia Diplomática y Doctor Honoris Causa de la Universidad Central, destacó la visión entregada por el Rector González sobre ‘el desarrollo minero con una nueva mirada’, “basado en estándares sustentables, innovadores y limpios, que generan una desarrollo con impacto positivo a las comunidades locales, a nuestro medio ambiente y una concepción de desarrollo económico sustentado en proyectos con externalidades positivas y generación de productos con valor agregado para nuestras exportaciones, al mismo tiempo mejoras en las condiciones laborales, aumento de los recursos destinados a  investigación y una planificación de los técnicos y profesionales que necesitamos para ejercer funciones con impactos de largo plazo”.