Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Proyecto educativo de Vinculación con el Medio busca potenciar los espacios para el juego en niños de la región

Jugando Ando ¿Juguemos? Es el nombre del proyecto de Vinculación con el Medio adjudicado el año pasado por la carrera de Pedagogía en Educación Diferencial de la Sede y que hoy -en su primera etapa de desarrollo- busca transformarse en una iniciativa que apuesta por el fortalecimiento de los espacios y tiempos de juego libre guiado de niños en los establecimientos educacionales de la Región de Coquimbo.

 

Con la presencia de la la educadora de párvulo y magister en liderazgo y gestión educacional, Claudia Muñoz como expositora, se realiazó el lanzamiento oficial del proyecto de Vinculación con el Medio "Jugando Ando de la carrera de Pedagogía en Educación Diferencial.

En la oportunidad una de las gestoras de la iniciativa y egreseda de la carrera, Carolina Rodríguez explicó los alcances de este importante proyecto que desarrolla la universidad, el cual consiste en generar instancias de interacción entre la academia y la comunidad, por medio de la creación y ejecución de experiencias lúdico pedagógica itinerantes, focalizadas en niños y niñas de 5 jardines infantiles y escuelas de la región de Coquimbo, teniendo como principal herramienta pedagógica el juego guiado y el juego libre. Entre sus objetivos está: Generar instancias de apoyo lúdico pedagógico libre y guiado en niños y niñas de nuestra comunidad; Retroalimentar sobre la relevancia y trascendencia del juego entre los participantes y beneficiarios del proyecto; Difundir en la comunidad universitaria los beneficios del juego como herramienta pedagógica e integral para el desarrollo humano; Sistematizar la experiencia por medio de registro audio visual y textual.

El espacio lúdico itinerante se materializará en un espacio de juego que se llevará a los patios de los centros educativos, el cual estará acondicionado con diversos juegos de construcción que aportaran al desarrollo integral de los niños y niñas fomentando: el juego colaborativo, habilidades cognitivas, habilidades sociales, pensamiento divergente, conciencia corporal y emocional, elementos que se invisibilizan en el curriculum vigente. “Sabemos que en contextos informales, la duda, la inquietud, la curiosidad innata de los niños y niñas son el eje conductor de su aprendizaje y esperamos que en el  juego cada uno y una de ellos/as manifieste su autonomía al escoger libremente el material que desea explorar –solo si es necesario el mediador o mediar podrá intervenir- fomentando que el niño y la niña ejerza su autonomía”, comentan las encargadas de la iniciativa.

Actualmente la iniciativa es desarrollada por la subdirectora de la carrera de Pedagogía en Educación Diferencial, Pabla Rivera; la docente Mónica Maza y la egresada de la carrera, Carolina Rodríguez; además de la vinculación existente con la comunidad  a través de las sesiones de juego a cargo de  las mediadores/as y estudiantes de educación diferencial; Nanette de Raucourt, Carla Ríos y Fidel Rojas, quienes asistirán a los espacios educativos y culturales de la región, entre ellos Colegio Javiera Carrera, Kreativitas y la biblioteca de Altovalsol.