Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Prohibido vender la pomada con el voto juvenil

Análisis del decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública, Marco Moreno,

3 de junio de 2017

Imagen foto_00000001La fiebre preelectoral que tenemos en la actualidad, tal como su nombre lo dice, genera un aumento de la temperatura que impide ver el escenario con claridad. Por lo tanto, aparecen teorías e hipótesis que parecen más deseos de buena voluntad que otra cosa.

El último ejemplo de esta cuasi patología dice relación con el fenómeno del Frente Amplio y la posibilidad de que una de sus precandidatas presidenciales, la periodista Beatriz Sánchez, dé el batatazo y acceda a la segunda vuelta gracias al voto de los jóvenes que proviene del movimiento estudiantil, las organizaciones sociales y los partidos y colectivos que sustentan la fuerza de este naciente conglomerado.

Falso.

El alza en las encuestas de la exvoz radial se vincula al estancamiento de Alejandro Guillier, abanderado del eje PR-PS-PPD-PC de la Nueva Mayoría, a la seguidilla de críticas cruzadas al interior del oficialismo -a partir de la postulación de Carolina Goic (DC) directo a la primera vuelta-, sumado al desgaste político de un bloque que pareciera tener fecha de vencimiento.

Los expertos lo recalcan una y otra vez: el crecimiento de uno es la baja del otro. Si hasta Fernando Paulsen, en el retorno a las pantallas de "Tolerancia Cero", puso sobre la mesa la potencial retirada de Guillier, a causa de las "excusas para que él dude", las que, a su juicio, "le están entregando" sus propios seguidores.

Javiera Arce, académica de la Universidad de Valparaíso, añade un elemento más: "las críticas que vienen de las bases socialistas están incluso más a la izquierda que el propio Frente Amplio. Estamos hablando del cansancio sobre la alianza entre lo público y lo privado (inversiones en SQM) que ha mostrado el PS", indicó a Cambio21.

Para evitar el desfonde de Guillier, Gloria de la Fuente, exvocera de la campaña de Ricardo Lagos, sostuvo a este medio que en el propio FA "ha habido harta disposición al diálogo con la NM, sobre todo en el último tiempo, dado que conviven ambas miradas. Por lo mismo, no veo imposibilidad posterior de poder abordar términos en una segunda vuelta".

"Mi liderazgo tendrá que ser en lo que yo puedo hacer y que los partidos que me apoyen mantengan las puertas abiertas a la Democracia Cristiana", matizó el otrora rostro de TVN y Chilevisión tras la polémica que lo enfrentó con la falange por el proyecto de ley de elección de los nuevos gobernadores regionales.

¿Dónde están?

Volvamos a la supuesta reserva política que definirá la próxima elección.

Como norma general, "la literatura internacional dice que los jóvenes votan poco", nos afirma el analista de la Universidad de Chile, Alejandro Olivares, "más aún en un contexto de sufragio voluntario y de molestia hacia las instituciones que se amplía a toda la ciudadanía con altas dosis de abstención (65% en los últimos comicios municipales)".

"El electorado debiera reaccionar si ve que la competencia no tiene un claro ganador y si logra notar que su voto es importante y definirá el futuro del país", insistió.

En cuanto a números, no existe ningún estudio que detalle la influencia que tendrá este segmento en las urnas más allá del impacto público que generan las marchas por la educación gratuita, el término del Crédito con Aval del Estado, el fin de las AFP y otras causas.

"Hay muchas campañas a través de las redes sociales", acota Carlos Vergara, consultor de Imaginacción, "las que provocan un fuerte intercambio de opiniones, ideas y expectativas".

"Ahora, si esta corriente se convierte en una fuente de toma de decisiones y en el acto de ir a votar, la verdad, tengo mis dudas. Los jóvenes cada día votan menos", enfatizó en este espacio.

Con cifras en mano, Mauricio Morales, director del Centro de Estudios de la Universidad de Talca, aseguró que "en las comunas ricas los jóvenes votan igual que los viejos y en las comunas pobres los jóvenes casi no votan".

Usando los datos oficiales del Servel y del Instituto Nacional de Estadísticas, el académico expuso para esta crónica que "el 70% de los jóvenes de 18 y 19 años que vive en Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea vota", a la vez que "en el grupo de 65 años y más también vota el 70%".

"Al revés, en zonas como San Ramón, La Granja y La Pintana la probabilidad de que un joven de 18 y 19 años vote es del 20%. Mientras que los más viejitos lo hacen entre el 65 y el 70%. Por ende, la edad acá sí es factor", destacó.

Pablo Rodríguez, cientista político del Instituto Libertad, efectuó un ejercicio similar con los índices extraídos de los procesos municipales de 2012 y presidenciales de 2013.

¿Resultado? "Básicamente, en 2012 la participación general fue del 43%. En cambio, entre los jóvenes de 18 a 29 años sólo votaron el 23,4%. A su vez, en 2013, el 49% de las personas del padrón fueron a votar y sólo el 32,7% de los jóvenes lo hizo", nos contestó.

"Ostias para a un ateo"

"El sector que hoy adhiere al Frente Amplio es ABC1", sentencia Javiera Arce. "El segmento 'pueblo', como ellos mismos llaman a las bases sociales, no constituye el concepto de 'clase' al que sí han accedido históricamente la Nueva Mayoría, la UDI e incluso hoy candidatos como Felipe Kast (Evópoli)", explicó.

"El problema para el FA es que no tiene cómo penetrar a esa base social. Su discurso es elitista y su contenido es para gente muy informada, como quedó demostrado con el primer debate entre Beatriz Sánchez y Alberto Mayol", prosiguió.

En la misma sintonía, una columna elaborada por los docentes de la Universidad Católica Juan Pablo Luna y Sergio Toro (publicada por Ciper a inicios de mayo) define el contexto actual como de "15 candidatos para el 40%", donde, por un lado, "en sectores del sur de Santiago -donde casi no se vota- el vacío es llenado por iglesias evangélicas y bandas criminales que proveen mayores ingresos que la economía formal".

En la otra cara de la medalla, que son los territorios rurales, sí se vota en más cantidad. ¿Por qué? Ahí "los partidos siguen siendo relevantes para conseguir favores", se enfatizó en el documento.

"En un contexto en que ningún partido posee una penetración territorial en zonas populares, la baja participación electoral termina funcionando como un seguro para elites políticas, viejas y nuevas, frente al descontento y la desconexión ciudadana: si no votan, no importan. El descontento sigue ahí, latiendo, pero desarticulado. Tal vez surja alguien que pueda canalizarlo, pero más probablemente quienes definan la próxima elección sean una minoría de aquellos con derecho a voto", complementan los autores.

Ante esto, Mauricio Morales aclaró que las propuestas del movimiento que lideran los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric "apelan al grupo medio y medio-alto y no al segmento juvenil popular. Es como ofrecerle ostias a un agnóstico o ateo".

"El problema no está en la oferta, está en la demanda. Y la demanda, ese muchacho joven y pobre, no quiere acceder a ningún tipo de promesas que le pongan los partidos por delante", sentenció.

La parte llena del vaso

Según Pablo Rodríguez, "por la sanidad generacional que tiene el Frente Amplio, uno esperaría que traten de movilizar a los jóvenes, grupo objetivo prioritario con el que pueden inclinar la balanza".

"Difícilmente le quitarán una parte de los votos a la Nueva Mayoría. No sabemos cuántos. Pero si convocan a los que no han ido a votar o no tienen experiencia, que podría ser el 10% del total, sería un gran acierto, por ejemplo, en la elección parlamentaria", ahondó.

Por su parte, Marco Moreno, decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central de Chile, apuntó que el FA "pretenderá reeditar lo de Jorge Sharp (ganó en 2016 la alcaldía de Valparaíso tras un proceso de primarias ciudadanas), donde la gente identificada con la centroizquierda y la derecha se quedó en la casa porque no le gustaba los candidatos, DJ Méndez (PPD) y el edil Jorge Castro (UDI)".

Javiera Arce va un poco más allá al sostener que "las grandes coaliciones comenzaron teniendo el voto desde lo gremial. Pasó con el Partido Socialista y la Democracia Cristina en los años 50 y 60. Después se ampliaron hacia los temas-país. Por eso que el gran desafío del FA es buscar la forma de salir de ahí".

¿Qué dicen los protagonistas de esta historia? Carla Amtmann (Nueva Democracia), candidata a diputada del Frente Amplio en la región de Los Ríos, nos respondió así: "no todo pasa por las estrategias electorales inmediatistas que se pueden aplicar, sino que por resignificar la política".

"Esos sectores (jóvenes pobres) no votan porque no creen que a través de los mecanismos institucionales se puedan hacer cambios que durante muchos años se han ofrecido y no se han concretado. Así que reconquistar a esa gente para que se involucren pasa por consolidar un proyecto de cambio de mediano y largo plazo para poder aumentar la participación", enunció.

Un paso lo dio Gabriel Boric al descartar el término de la Nueva Mayoría. "Sería de una arrogancia pelotuda creer que ya no existen", admitió, aunque acto seguido advirtió que "no queremos ser su reemplazo" por culpa de la "descomposición y el vacío político que deja".

El otro lo dio Giorgio Jackson al dejar en claro que el verdadero target electoral a conquistar es el segmento que "durante 25 años han ido a votar por el mal menor".

Traducido al español: los jóvenes pueden esperar.

Tuiteos sin intención de voto

El Observatorio La Política en La Red de la Universidad Central de Chile, efectúa un seguimiento semanal a los distintos rostros presidenciables de acuerdo a la cantidad de interacciones que se realizan por Twitter.

En una de sus últimas mediciones del mes de mayo, tres candidatos a La Moneda provenientes de la derecha lograron la mayor cantidad de menciones: los contendores de Chile Vamos Sebastián Piñera (@sebastianpinera) con 27.145 y Felipe Kast (@felipekast) con 13.474 y el independiente exUDI José Antonio Kast @joseantoniokast con 13.179.

Más atrás vienen Alejandro Guillier (@SenadorGuillier), de la Nueva Mayoría, con 9.933; Beatriz Sánchez (@labeasanchez), del Frente Amplio, con 8.994, y la timonel DC Carolina Goic (@carolinagoic) con 6.511.

La lista la cierran Manuel José Ossandón, Alberto Mayol, Luis Mesina, Franco Parisi, Tomás Jocelyn Holt, Nicolás Larraín, Roxana Miranda, Carola Canelo, Marco Enríquez-Ominami y Marcel Claude.

¿Quiénes tuitean? El docente Marco Moreno asevera que no es posible establecer edad y que tampoco existe una relación directa entre la influencia que genera la tendencia de un candidato en las redes sociales y la intención de voto.

De hecho, se recuerda que en la primaria ciudadana de Providencia, que en 2012 proclamó como ganadora a Josefa Errázuriz, el gran favorito de las encuestas de internet era el analista de Red Liberal Cristóbal Bellolio.

Dato útil: el Frente Amplio apoyó a Errázuriz en su repostulación de 2016, pero la ganadora fue la hoy alcaldesa Evelyn Matthei (UDI).

Fuente: www.cambio21.cl