Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y mundo académico debatieron sobre democracia

El evento cumplió con un doble propósito: presentar resultados de investigaciones realizadas por CESOP/FACSO en un ambiente académico pero también interpelar a las autoridades del gobierno respecto al tema.

12 noviembre 2014

En el seminario "Financiamiento de la Democracia. ¿Cómo se sustenta la participación social organizada?", realizado el 11 de diciembre en la Universidad Central, se observó una convicción de todas las partes, gobierno, academia y OSC, de que "si queremos profundizar la democracia, debemos financiarla; esto implica no sólo poner fondos basales a los partidos políticos, como se está hablando hoy en Chile, sino que también abrir este aspecto a otros actores que hacen que la democracia sea posible".

Ésta fue una de las conclusiones que destacó el director (i) del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Facultad de Ciencias Sociales CESOP/FACSO, Pablo Rojas Bolvarán, tras la actividad que contó con la presencia del Ministro Secretario General de Gobierno, Álvaro Elizalde; del Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Chile, embajador Rafael Dochao Moreno; del rector UCEN, profesor Rafael Rosell Aiquel; de la Secretaria Ejecutiva de la Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales ACCIÓN AG, Loreto Bravo; y del decano de FACSO, Osvaldo Torres.

Para la representante de ACCION, Loreto Bravo "a las OSC no se le reconoce valor político, a pesar de la importancia que tiene una ciudadanía que reflexiona críticamente y que interactúa en base al interés público. El marco legal que las regula es insuficiente y mal implementado y hay una gran carencia de fuentes de financiamiento que garanticen su sostenibilidad y desarrollo autónomo".

"Creemos – agregó- que el financiamiento a la política podrá ser comprendido y legitimo para la ciudadanía si se refiere a un concepto más amplio: el financiamiento de una democracia de calidad, representativa, participativa, que conjugue procedimientos electorales con procedimientos de deliberación en que la sociedad organizada tenga un rol protagónico".

El seminario fue parte del proceso de cierre de los estudios elaborados por CESOP en el marco del proyecto "Mecanismos Innovadores de Sustentabilidad para Garantizar la Actoría Social y Política de las OSC en el Desarrollo del País", una iniciativa realizada por la Asociación Chilena de Organismos No Gubernamentales, ACCIÓN, en consorcio con la Universidad Central de Chile, a través del CESOP, y la Red de Voluntarios de Chile.

Sus propósitos fueron: presentar resultados de investigaciones en un ambiente académico pero también interpelar a las autoridades del gobierno sobre el tema. "Este cuestionamiento – precisó Rojas Bolvarán- no apunta sólo a la gestión de la participación ciudadana sino que, en un ambiente de deliberación más abierta, profundizar sobre las OSC, qué expectativas existen desde este sector y de cómo finalmente vamos a entender la democracia".

Entre los panelistas estuvo: Valentina Salas, oficial de Gobernabilidad de PNUD Chile; Francis Valverde, directora Ejecutiva de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU) y Sebastián Zulueta, director Ejecutivo en Fundación América Solidaria, además de la investigadora del CESOP, María José Madariaga. También hubo expositores de la Fundación Casa de la Paz; de la Fundación Ciudadano Inteligente y de El Canelo de Nos.

El investigador y director (i) del CESOP resumió que "hubo un diagnóstico claro de que el financiamiento que existe para la sostenibilidad de las OSC es insuficiente y que su distribución es tremendamente sesgada, atomizada y cooptada por muy pocos organismos; ello se complejiza cuando nos damos cuenta que contamos con una definición poco clara sobre lo que entendemos como participación ciudadana".

Destacó finalmente que fue muy relevante "la posibilidad de interpelar al ministro (Álvaro Elizalde, Secretario General de Gobierno) sobre estos temas e insistir en que no existe una definición clara de parte del Estado".

"Además,–dijo- pudimos dar cuenta de una especie de vacío operacional sobre cómo se está pensando el trabajo desde el Estado hacia las OSC: por un lado están recibiendo financiamiento de ellos pero sin autonomía en su ejecución: se transforman en un task force (grupo de tarea) de la política pública; en efecto, se ejecuta pero no se delibera; sólo hay operacionalización de las políticas públicas y por lo tanto, un nulo trabajo asociativo y reflexivo sobre la calidad y profundización de la democracia".

 

VER GALERÍA DE IMÁGENES AQUÍ: FACEBOOK FACSO