Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Masiva concurrencia estudiantil a charla de Bernardo Javalquinto en la Universidad Central

En encuentro organizado por la Facultad de Economía y Negocios, el economista señaló que a Chile “sólo le falta dar el salto al desarrollo”.

Miércoles 18 de octubre de 2017

 


La decana Maluk junto a Bernardo Javalquinto (Ver galería)

“Chile ya pasó su proceso más difícil, sólo le falta dar un salto al desarrollo”, sentenció el destacado economista Bernardo Javalquinto, quien fuera distinguido como uno de los 25 líderes latinos más importantes en Estados Unidos, y que impartió una charla sobre actualidad empresarial en un contexto global, organizada por la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad Central.

Ante una masiva concurrencia estudiantil, Javalquinto fue presentado por la decana (i) de la FEN, Catalina Maluk, quien resaltó su trayectoria en la cual destacó “su desempeño en el Banco Mundial, su trabajo en la creación de conocimiento y perfeccionamiento humano en varios países con la Escuela de Negocios Sociales Yunus, modelo del premio Nobel de la Paz 2006, Muhammad Yunus”.

Tras cartón, el economista de la University of Maryland, repasó los principales aspectos de lo que consideró las claves para alcanzar el desarrollo económico. “Suele el crecimiento económico con el desarrollo; el crecimiento económico son números y cifras, mientras que el desarrollo económico responde a una voluntad política”, señaló.

A juicio del experto, nuestro país adolece de lo que llamó “el síndrome del piloto”. En ese contexto, explicó que la economía chilena va en vías de desarrollo, pero necesita una inyección de mayor tecnología y recursos para despegar.

“Vivimos en función de la reducción de costos y así, perdemos el norte; reducir costos implica despedir trabajadores y con ello, aumenta el costo social”, manifestó.

Para el Javalquinto, la clave del éxito económico radica en la mayor inversión en investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento (I+D+i+E) de manera de aportar mayor valor agregado, teniendo en cuenta que el motor de los negocios es la competencia, pero sin perder de vista la responsabilidad social empresarial y el capital humano.

“Chile tiene uno de los mejores modelos económicos porque es resiliente a las fluctuaciones económicas mundiales, con un Banco Central autónomo y con capacidad para enfrentar vaivenes; pero es culpable por no diversificar su economía”, espetó.