Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

La necesidad de un Estado modesto

Jueves 29 de junio de 2017

Por Rafael Pastor Besoain, Director de la Escuela de Derecho, Universidad Central de Chile

Las elecciones primarias en el Frente Amplio han posicionado nuevamente en el debate público una supuesta imperiosa necesidad de expandir el rol del estado para hacerse cargo de nuestros problemas públicos. Sin lugar a dudas esta reivindicación ha abierto una ventana de oportunidad para debatir otra vez sobre el tipo de estado que necesitamos consolidar para enfrentar los desafíos del siglo XXI.

Una mirada simplista, como la del Frente Amplio, encausa este debate dentro de la anticuada dicotomía mercado versus estado, mientras que una más perspicaz lo haría en un plano que trasciende esta bipolaridad, y que se basa principalmente en el reconocimiento que tanto el estado, la sociedad como el mercado no pueden solucionar de forma insular los complejos problemas públicos que aquejan actualmente a la sociedad.

Ya en los años ochenta Michel Crozier reconocía esta realidad al recomendar que los políticos y la administración pública desde el estado benefactor debieran abandonar su megalomanía y volverse modestos, no en el sentido de renunciar a su vocación pública, sino que realmente reconocer la imposibilidad estatal de solucionarlo todo.

En este sentido, Crozier nos recuerda que no es el Estado el único llamado a hacerse cargo de los problemas públicos, y que por ende existe una relación de corresponsabilidad entre la sociedad y el Estado, que es clave tener presente al momento de desarrollar políticas públicas.

En esta misma línea, Luiz Carlos Bresser Pereira en los años noventa diferenciaba lo público de lo estatal, por lo que recomendaba que una serie de bienes socialmente preferentes fueran financiados por el estado pero producidos directamente por la ciudadanía desde una esfera que él denominó como "lo público no estatal".

Esta esfera de democracia participativa y de fortalecimiento de derechos sociales fue bautizada por este autor como el fenómeno de la publicitación en contraposición al de la privatización de ciertos bienes y servicios estatales. Esta recomendación está muy en línea con lo que propuso Cameron y Jesse Norman con The Big Society.

Asimismo, el modelo pos burocrático fue forjado en base a la recomendación que la administración pública debe dejar de lado la noción autárquica y paternalista de interés público para definir y producir conjuntamente con los ciudadanos la noción emergente y contingente de valor público.

Ahora bien, los rendimientos decrecientes del estado benefactor y las fallas del sistema capitalista son evidencias potentes de que necesitamos configurar un estado distinto. Uno que no solamente reconozca las relaciones de corresponsabilidad existentes entre las personas, la sociedad, el mercado y el estado, sino que también esté dispuesto a adquirir nuevas capacidades estatales para gestionar esta corresponsabilidad relacional de forma transparente, eficiente y efectiva.

En definitiva, nuestros atrevidos problemas colectivos parecieran necesitar mucho más de un estado con un rol cualitativamente más modesto, pos burocrático y relacional, que de uno con un rol cuantitativamente más voluntarista, expansivo e interventor.