Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

La lactancia desde la mirada profesional y maternal

Por Romina Lizondo. Magíster Gestión Educacional, Magíster © en Ciencias de la Educación Mención Docencia e Investigación Universitarias. Docente de la Escuela de Enfermería, Universidad Central.

Jueves 6 de agosto de 2015

Según la última encuesta de salud, lamentablemente sólo el 14% de los niños/as llega al sexto mes con Lactancia Materna Exclusiva, mientras que el 20% de los lactantes no llega con lactancia exclusiva al primer mes de vida.

Es importante destacar que todos los estudios realizados desde la Unicef, la OMS, y a nivel local en Chile Crece Contigo, han demostrado que la lactancia materna constituye el alimento fundamental durante el primer año de vida, debido a que aporta los requerimientos nutricionales e inmunológicos del niño/a. Así disminuye la posibilidad de enfermedades crónicas a largo plazo, como obesidad, sobrepeso o asma; favorece y estimula el sistema inmunológico que le permite protegerlo de cuadros infecciosos respiratorios y digestivos; beneficia la formación de los arcos dentales y las estructuras faciales, menor incidencia de caries en los niños; y refuerza los lazos afectivos de la familia, previniendo el maltrato infantil.

Lo que no suele comentarse es que el primer mes de vida con el bebé no es fácil. Hay un ajuste entre la madre y el hijo/a, que al principio puede ser difícil y hasta un poco molesto, pero la mayoría de las madres encuentran la postura más cómoda para los dos, por lo que no deben rendirse.

Con la lactancia se tiene una oportunidad privilegiada para demostrarle a tu guagua que la quieres y que estás ahí para cuidarla y protegerla, además de entregarle todo el contenido nutricional que necesita.

Es importante potenciar la participación del padre durante el amamantamiento. ¿Cómo hacerlo?: sacándole los "chanchitos" a la guagua entre cada toma, mudándola después de que termine de mamar, cambiándole la ropa si es necesario. Así, el padre podrá establecer un mayor lazo afectivo con el bebé y su madre.

Al terminar el post natal de 6 meses, que en la realidad son 5 meses y medio, se viene una sobrecarga emocional enorme para la madre, debido a que no quiere separase de su hijo/a; tiene sentimientos de angustia, tristeza, siente que dejará solo a su hijo/a, se cuestiona que es una mala madre por no cuidar a su hijo/a; así es angustiante la separación para la madre y niño/a en las primeras semanas.

Al volver a trabajar es necesario orientar y apoyar a la madre; se debe dejar en claro que existen las condiciones de amamantar a su hijo/a para seguir estrechando los lazos de cariño entre la mamá y la guagua. Con esto el hijo/a se siente querido y aprenderá a confiar en las demás personas que lo cuidan.

En mi caso personal, volví a los 6 meses de vida de mi bebé. La primera semana no fue fácil, pero a medida que fueron pasando los días y pude continuar con la lactancia en las mañanas antes de ir a mi trabajo, luego a las 15 hrs y a las 19 hrs, cada día fue mejor. Hoy mi guagua tiene nueve meses, todavía continúa con lactancia materna, se encuentra sana, feliz y muy bien en su desarrollo psicomotor.