Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Investigador de la FACSO se adjudica proyecto Fondecyt Regular 2017

El trabajo apunta a profundizar acerca de la precariedad de la legislación migrante en Chile, temática que ha venido desarrollando exhaustivamente FACSO.

7 marzo 2017
Luis Eduardo Thayer, investigador de FACSO/UCEN

El investigador de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central, Luis Eduardo Thayer, se adjudicó un proyecto Fondecyt titulado: "Condiciones institucionales y consecuencias subjetivas de la producción del estatus legal precario en los migrantes en Chile".

El trabajo estará en ejecución por tres años a partir de abril de 2017 y contará con los co-investigadores: Daisy Margarit, directora de la Escuela de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Central; Carolina Stefoni, de la Universidad Alberto Hurtado; y Carlos Durán, de la Universidad de Los Lagos.

Según explicó Luis Eduardo Thayer, la principal relevancia de esta investigación es que la agenda de trabajo desarrollada en la línea de migraciones internacionales se fortalece.

Resumen del proyecto:.

Los objetivos de esta investigación son: (1) dar cuenta de los mecanismos legales, administrativos, procedimentales y sociales con que el Estado chileno contribuye a la producción del migrante como una condición de ciudadanía precaria (Goldring y Landolt, 2013); (2) caracterizar las condiciones que inciden en que las trayectorias migratorias permanezcan circunscritas en alguna forma de ciudadanía precaria, y; (3) conocer las consecuencias que tiene la permanencia en esta precariedad en la construcción de un sentido pertenencia y de auto-reconocimiento en la sociedad, por parte de las familias migrantes, y en las estrategias que estas desarrollan para vincularse con el entorno.

Daisy Margarit, co-investigadora y directora de Escuela de Trabajo Social FACSO/UCEN.


Según consta en el proyecto, estos objetivos surgen de cuatro hipótesis centrales.  

Primero, que el Estado chileno a través de sus instrumentos normativos y administrativos a nivel central, sub-nacional y local contribuye a la creación de condiciones para que los migrantes permanezcan en un "estatus legal precario", dificultando el acceso a los derechos en igualdad de condiciones que la población nacional.

Segundo, que el acceso a los derechos o su negación, no depende solo de la dimensión normativa y legal de la ciudadanía sino también de la implementación de las políticas, la ejecución de procedimientos institucionales y de las prácticas sociales formales e informales que se dan en las instituciones y servicios públicos.

Tercero, que el "estatus legal precario" perdura en las trayectorias migratorias más allá de las expectativas de los migrantes, generando un obstáculo para el desarrollo de un sentido de pertenencia a la sociedad y limitando el auto-reconocimiento auténtico en esta.

Y, cuarto, que este "estatus legal precario" se experimenta colectivamente en el grupo familiar, lo que incide en la forma en que perciben el entorno sus miembros y en el desarrollo de estrategias colectivas de vinculación con el entorno.