Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Invertir en nuestros adultos mayores: Una necesidad urgente

Por Dr. Patricio Silva Rojas Decano Facultad de Ciencias de la Salud Universidad Central

Miércoles 15 de junio de 2016

El envejecimiento de la población en Chile es una realidad que hoy nos presenta importantes desafíos. Según datos de la Superintendencia de Pensiones y la Superintendencia de Valores y Seguros, las mujeres afiliadas al sistema de pensiones que cumplan 60 años y que estén en edad de jubilar, vivirán en promedio 91,09 años. En el caso de los hombres, el promedio es de 85,6 años. Junto con ello, se estima que población de tercera edad para 2041 se triplicará en nuestro país.

Si bien en Chile, contamos con el Auge, un sistema de pensión solidaria y el Senama, existen aspectos escasamente abordados como transportes acordes para personas mayores, atención primaria especializada y formación en geriatría y gerontología.

Las personas mayores son un grupo poblacional con una esperanza de vida nunca antes alcanzada en la historia del país, situación que, entre otras cosas, ha traído consigo el aumento de muchas enfermedades crónicas o demencias, que requieren de centros especializados, todavía insuficientes en el sistema público de salud o que en el sistema privado tienen costos inalcanzables para gran parte de los adultos mayores o sus familiares.

Así, por ejemplo, los pacientes postrados o con alto grado de dependencia necesitan de camas socio-sanitarias, las cuales están disponibles en unidades geriátricas de la red de salud, en Centros de Larga Estadía de Adultos Mayores (ELEAM) o en instituciones sin fines de lucro como el Hogar de Cristo o la Fundación Las Rosas.

Sólo haciendo seguimiento de este ítem es posible observar la imperiosa necesidad de contar con más recursos para este sector de la población. Según han expresado voceros de las instituciones sin fines de lucro, ellos reciben de Fonasa $10.000 por cada día cama socio-sanitaria, un valor muchísimo menor que el que se destinaría para las camas en unidades geriátricas de hospitales y a los privados con fines de lucro. En general, señalan que el costo mensual por mantener a sus residentes bordea los $700 mil, de los cuales el Estado aportaría menos de la mitad, compensando este déficit a través de donaciones.

Como dato adicional en este sentido, el gobierno comprometió para su periodo 100 nuevas camas socio-sanitarias, de las cuales 80 estarían disponibles para este año y 20 para 2017.

Sólo este aspecto da cuenta de la alta necesidad de recursos en salud que está demandando el creciente grupo de adultos mayores. Esto, sin considerar medicamentos o las políticas para un envejecimiento positivo que, por cierto, también requieren programas y planes con profesionales especializados en gerontogeriatría. El trabajo, con todo, debería también focalizarse en la promoción y prevención de la salud de quienes hoy día son adultos, para que el día de mañana lleguen a convertirse en personas mayores saludables que aporten a la sociedad con su quehacer y experiencia.