Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Efectos del “bombazo” de Jorge Burgos: pérdida del control de la agenda del Gobierno y presidencialización del discurso

De cara al proceso electoral de 2017, el decano Marco Moreno y Guillermo Holzmann (Universidad de Chile) señalaron que a contar de las críticas del exministro Jorge Burgos (DC) veremos un “miedo a la abstención” que ocasionará la búsqueda de un electorado más “tradicional y conservador”, donde “la injerencia del PC y el intento de desviar el modelo de desarrollo es un tema que hay que revisar”

9 de agosto de 2016

Imagen foto_00000001Hasta antes de la entrevista que concedió el exministro Jorge Burgos (DC) a El Mercurio, todas las miradas estaban centradas en la posible acusación constitucional en contra de la ministra de Justicia, Javiera Blanco, que estudia presentar la derecha tras la interpelación que recibió de parte de la oposición en la Cámara de Diputados.

Sin embargo, luego que el exsecretario de Estado afirmara que "el país se ha descarrilado y que hay que ponerlo otra vez en la vía", que "unos quieren una Nueva Mayoría II y otros creemos que la Nueva Mayoría termina con este Gobierno" y que "la gran participación e influencia que ha tenido el PC en esta administración no le ha hecho bien al país", hasta el posible cambio de gabinete pasó a un segundo plano.

"Palabras sacan palabras"

En la Democracia Cristiana, partido donde Burgos ha ejercido cargos directivos y parlamentarios, la reacción fue dividida.

Por un lado, los senadores Andrés Zaldívar e Ignacio Walker respaldaron los comentarios del extitular de Defensa. Por el otro, la presidenta de la colectividad, senadora Carolina Goic, aclaró que "las palabras de un militante no representan la opinión oficial de la DC. Nosotros somos un partido que hoy está al interior del Gobierno".

A nivel de la Nueva Mayoría, el debate se incendió luego que los parlamentarios del Partido Comunista Guillermo Teillier, Hugo Gutiérrez y Camila Vallejo criticaran a Burgos y, por contrapartida al expresidente Ricardo Lagos.

"No sé con quién tenemos que ser disciplinados, si con lo que piensa él o con nosotros mismos y con aporte al Gobierno de la Nueva Mayoría. Querer echarnos la culpa a nosotros de algo que es transversal a muchos partidos de la Nueva Mayoría me parece que es una frescura", dijo Teillier.

Gutiérrez, en tanto, fue más allá al tildar al exlegislador como un "agente oficioso" de Lagos. "Curiosamente sus palabras buscan proclamarlo candidato de una nueva Concertación de partidos políticos. Me preocupa, porque espero que no esté pensando en aplicarnos (al PC) la misma receta que a los mapuche: la represión y el exterminio", disparó.

"No creo que sea casualidad que Burgos salga disparando después de salir del gabinete", sostuvo Vallejo, quien a renglón seguido tildó de "esquizofrénico que (Lagos y Piñera) aparezcan liderando en las encuestas, cuando ellos representan todo lo que la gente está criticando en estos momentos: formas de hacer política alejadas de la ciudadanía, mantención y profundización de un modelo que no sólo trae desigualdad, sino que relega al Estado a un rol minoritario".

Zaldívar acusó recibo y admitió ser "crítico de lo que ha pasado con el PC".

"Lo he dicho públicamente y de manera muy respetuosa: en cuatro o cinco oportunidades han hecho votaciones o afirmaciones que no corresponden a los acuerdos de la Nueva Mayoría. Y cada uno debe cargar sus propios pecados", añadió.

"Si queremos tener de verdad una relación de alianza, legítima y de mucha lealtad, le pido al presidente del PC que cuide el lenguaje, porque palabras sacan palabras y eso no ayudan en nada a darle fuerza a la gobernabilidad", advirtió.

Aprovechando la coyuntura, el jefe máximo de la UDI, senador Hernán Larraín, hizo un llamado a todos los sectores con miras a lograr un "acuerdo nacional", dado que, a su juicio, "el éxito de un futuro gobierno está en riesgo".

Además, el senador PPD Ricardo Lagos Weber negó la posibilidad de un "camino propio" y su colega del MAS Alejandro Navarro se refirió a un "golpe blanco" de la recordada Concertación.

Pato cojo

Marco Moreno, decano de la Facultad de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Central, , manifestó a Cambio21 que el cruce de declaraciones que se generó al interior de la Nueva Mayoría tras los dichos de Jorge Burgos, "corresponde a críticas que estaban contenidas y que responden a los compromisos suscritos en materia gubernamental, compromisos que se están comenzando a diluir fruto de la pérdida del control de la agenda que está sufriendo el Gobierno".

"Este síndrome del 'pato cojo' provoca que cada partido intente establecer su propia propuesta política", remarcó.

A su turno, el cientista político de la Universidad de Chile Guillermo Holzmann habló de un contexto de "miedo a la abstención" que sacude a la Nueva Mayoría y a Chile Vamos y que "si se mantiene ocasionará la búsqueda de un electorado más tradicional y conservador, el cual estará a favor de las candidaturas de Ricardo Lagos y Sebastián Piñera en vez de nuevos actores políticos".

En ese contexto, el analista explicó para esta crónica que lo expresado por el ex ministro, "tiene como fin la recuperación de las mayorías, donde la injerencia del PC y el intento de desviar el modelo de desarrollo es un tema que hay que revisar, más aún después de que Lagos se refiriera a la crisis de credibilidad que existe en el país y la distancia abismante que se da entre la ciudadanía y la clase política".

Primera vuelta = primaria

De cara al proceso electoral de 2017, Moreno anticipó que "habrá una presidencialización del discurso durante lo que queda de Gobierno, donde los partidos barajarán sus respectivas alternativas y en el que persiste el riesgo de que no terminen los mismos que comenzaron en el Ejecutivo".

"Crece la opción de que tengamos una primera vuelta con varios candidatos, que es lo mismo que se está observando en la oposición", destacó.

Para finalizar, Holzmann sostuvo que "si los nuevos actores políticos logran golpear la mesa y de alguna forma consiguen bajar la abstención, la tentación para la NM será grande para transformar la primera vuelta de noviembre de 2017 en la primaria del sector".

¿Lagos en la centroizquierda y el senador pro radical Alejandro Guillier apoyado por el MAS, la IC e incluso el PC y los grupos extraparlamentarios de izquierda?

"Es muy posible", contesta el docente. "No hay que olvidar que en la campaña de primera vuelta se elegirá el nuevo Congreso y que perfectamente se dejaría para la segunda vuelta un acuerdo de gobierno más profundo", sentenció.

Fuente: www.cambio21.cl