Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Día Internacional de las Personas Mayores: Un desafío para la salud en Chile

Por Dr. Bernardo Morales Catalán, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud

Miércoles 30 de septiembre de 2015

El 1° de octubre la Organización Mundial de la Salud conmemora el Día Internacional de las Personas Mayores, con el lema "Una nueva fuerza para el desarrollo". Según consigna la OMS, una revolución demográfica está ocurriendo en todo el mundo. Actualmente hay alrededor de 600 millones de personas de 60 años y más; esta cifra se duplicará hacia el año 2025 y llegará a casi dos mil millones hacia el año 2050 - la mayoría de ellos en países en vías de desarrollo.

Nuestro país es un fiel reflejo de esta realidad, con un aumento significativo y creciente de la población adulta mayor. En este contexto, el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas mayores en Chile es un tema central en las políticas públicas, que involucran las pensiones y la salud.

Durante 2015 en Chile se han realizado avances importantes, pero aún insuficientes, en este sentido, al eliminar el 5% de la cotización de salud de los pensionados mayores de 65 años y la propuesta de Plan Nacional para las Demencias, con el fin de enfrentar desde el punto de vista socio-sanitario esta realidad.

Con todo, este año la OMS quiere hacer hincapié en las personas mayores como parte del motor de desarrollo de los países. Es ahí donde nuestra Política de Envejecimiento Positivo cobra relevancia, ya que busca proteger la salud funcional de los adultos mayores, mejorar su integración en los distintos ámbitos de la sociedad e incrementar sus niveles de bienestar subjetivo.

En esta misma línea, que las personas mayores desempeñen un papel cada vez más importante en la sociedad, ya sea a través del trabajo voluntario, transmitiendo su experiencia y conocimientos, cuidando a sus familias y con una creciente participación en la fuerza laboral remunerada, es que se hace necesario que ellas tengan niveles satisfactorios de salud. Así, la Atención Primaria de Salud debe ser el espacio donde se realice la Valoración Geriátrica Integral, previniendo y determinando eventuales riesgos que afecten el desempeño independiente de la persona mayor en su hogar y comunidad.