Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Contralor General de la República inauguró año académico de la U.Central

‘La Universidad y su papel en la lucha contra la corrupción: una mirada desde la perspectiva del control’, fue el eje central de la clase magistral que el abogado Jorge Bermúdez dictó en el inicio solemne de las actividades académicas de la Casa de Estudios.

Martes 5 de junio de 2018

 

Abordando el rol de las instituciones académicas, el desafío de la corrupción y el papel de las universidades en esta lucha, el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez, impartió una clase magistral en el marco de la inauguración del año académico de la Universidad Central de Chile, actividad que convocó a funcionarios(as), académicos(as), estudiantes y autoridades superiores de la Casa de Estudios, encabezadas por el presidente de la Junta Directiva, Ricardo Napadensky y el rector Santiago González.

En la oportunidad, el rector Santiago González, agradeció la participación del Contralor General de la República en la ceremonia y destacó que el año 2017 estuvo lleno de desafíos los que asumió la comunidad universitaria. “El 2017 representó un año de consolidación de proyectos que requirieron de un gran esfuerzo; sin embargo, podemos decir hoy con satisfacción que lo planificado se ha cumplido, las metas se han alcanzado y los objetivos planteados en el Plan Estratégico Corporativo, se consiguieron”.   Además, destacó los 4 años de Acreditación Institucional obtenidos y la incorporación al Sistema Único de Admisión, instancias que requirieron “un compromiso y esfuerzo de toda la comunidad centralina”.

En cuanto a la nueva ley de Educación Superior, el rector declaró que ésta impone grandes desafíos para la Universidad Central. “Esta nueva institucionalidad ha requerido que realicemos una actualización de nuestro Plan Estratégico Corporativo, que incluya los desafíos, obligaciones y deberes que establece la nueva ley a las universidades. Así como también, lo que venimos afrontando en materia de calidad y también en relación a la gestión y administración de nuestros recursos financieros”.

En relación a las movilizaciones de género que vive el país, la autoridad universitaria expresó que “reconocemos en éstas una consecuencia, pertinencia y profundidad, destinadas a modificar la cultura eminentemente machista con que hemos conducido nuestras relaciones sociales. Es absolutamente necesario que las universidades reconozcan y respeten a las mujeres en su dignidad como personas y como estudiantes; y que existan mecanismos eficientes que las protejan del acoso sexual y del maltrato, resguardando los derechos de todo ser humano. Los reglamentos, protocolos y mecanismos que tenemos las instituciones de educación superior, no han dado cuenta de la profundidad del problema y no han sido efectivos en dar una solución acorde con la gravedad de la situación”.

“Lo que necesitamos hoy es un cambio de cultura en las universidades e influir en un cambio de mentalidad en la sociedad. Como Institución estamos disponibles en avanzar con fuerza y que seamos los académicos y las académicas, los y las estudiantes los protagonistas de éste cambio. Invito a toda la comunidad de la Universidad Central a sumarse a un proceso reflexivo que genere el cambio y que nuestra Institución sea pionera en el respeto a la igualdad de género, al combate del acoso y a la violencia sexual”, enfatizó el rector González.

Finalmente, la máxima autoridad académica concluyó que “la comunidad de la Universidad Central es capaz de abordar grandes proyectos con la prudencia y el compromiso que se requiere, asumiendo la realidad de nuestra Institución y del sistema de educación superior, y contando con la voluntad y el apoyo decidido de nuestras autoridades, académicos, estudiantes y administrativos”.

La Universidad y su papel en la lucha contra la corrupción

El Contralor General de la República, Jorge Bermúdez, comenzó su exposición agradeciendo la invitación a inaugurar oficialmente el año académico 2018 de la Universidad Central, y declaró que “desde Contraloría sentimos una gran gratitud con esta Casa de Estudios, toda vez que a partir de la suscripción de convenios de colaboración entre ambas instituciones hemos recibido a estudiantes en práctica de muy buen nivel y que han aportado al trabajo de la Contraloría”. 

Imagen foto_00000004En cuanto al rol de las universidades, el Contralor recalcó que las instituciones de educación “ayudan al desarrollo económico y social. Además, aportan en la entrega de herramientas morales y éticas que sirven para que nuestra convivencia en sociedad sea de acuerdo a valores, como por ejemplo, el pluralismo y el respeto al otro”.

En relación a la corrupción, expuso que Chile es uno de los países que en 10 años ha subido más en el índice de percepción de ésta, lo que se traduce en que la sociedad está manifestándose en contra de hechos que impactan y son intolerables. Además, agregó que es un fenómeno que se da tanto en el ámbito público como privado, ya que responde a un mal uso del poder.

Bermúdez explicó que “en Contraloría se han definido 3 niveles de corrupción; el primero tiene que ver con la coima, soborno, fraude y la malversación de fondos. El segundo, hace referencia al conflicto de interés, el tráfico de influencias y el ‘amiguismo’. Y en el último encontramos la calidad y ética del trabajo”. 

Para finalizar su ponencia, el Contralor Bermúdez, abordó cuál es el rol de las universidades en la lucha contra la corrupción; instancia en la que destacó que las instituciones de educación superior “deben responder a sus propios criterios y desafíos que permitan luchar contra la corrupción desde dentro, como una herramienta que ayude a mejorar los niveles de integridad en la sociedad. Para esto, se deberían tomar las siguientes acciones: formación, instancia en que los estudiantes adquieran un conocimiento profesional sólido y una promoción de una cultura académica-ética donde estén presentes los valores. Actitud activa contra el fenómeno de la corrupción, deben ser intolerante a la copia y el plagio, lo que implica que el cuerpo docente esté en constante revisión de las herramientas de control y técnicas de aprendizaje. Además, la universidad debe ser un lugar de proactividad en el sentido de difundir los medios que combaten las conductas anti éticas y al mismo tiempo denunciarlas. Y por último, fortalecer los valores institucionales que estarán presentes en toda la vida universitaria”.

La actividad contó con la participación de los directores de la Junta Directiva, Samuel Fernández, Juan Francisco Ortún, María Teresa del Río, Rita Coya y Sergio Henríquez. Además, estuvo presente el jefe de la División Jurídica de la Contraloría General de la República, Camilo Mirosevic y el Vicerrector Académico de la Universidad Bernardo O´Higgins, Jorge Arias.

En la ocasión también asistieron los vicerrectores: Cristián Millán, Académico; Rafael Castro de Administración y Finanzas, y Mario Pinto de Desarrollo Institucional. Además, de los directores corporativos, asambleístas, decanos(as), funcionarios(as), académicos(as) y estudiantes.