Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Columna de opinión: El bullying como fenómeno social debe ser abordado por los educadores en el contexto escolar

Luis Alemán es magíster en Investigación y Docencia Universitaria de la Universidad Central de Chile; licenciado en Psicología y psicólogo, Universidad de La Habana, Cuba. Egresado de magíster en Psicología Clínica, Universidad de La Habana.

Martes 15 de diciembre de 2015

 

Psicólogo Luis Alemán

El Acoso Escolar o Bullying, se constituye hoy en día como un fenómeno global que afecta de manera significativa a todas las sociedades donde se privilegia la instrucción por sobre de la educación. No es que esté ausente en países donde se aborda la problemática como eje fundamental del proceso educativo, pero los indicadores expresan una menor presencia del mismo.


Tenemos el ejemplo de Finlandia y Noruega donde se implementan programas de educación temprana en la gestión de las emociones. De modo tal, que los niños y niñas aprenden a afrontar los conflictos intra e interpersonales, desde una inteligencia emocional sin llegar a la violencia y mucho menos a una sistematizada forma de acoso.


Al igual que el estudio Cisneros realizado en España el año 2005, en Chile se realizó uno con resultados similares: el 25 % de los estudiantes encuestados refirió haber sido sometido a bullying durante el último año. Ambas investigaciones entonces, surgen desde el ámbito educativo y es que siendo el bullying una expresión emergente de aspectos sociales, que se produce en un contexto muy particular: los centros educativos. En un principio allí debieran encontrarse los profesionales más capacitados, no sólo para educar en la prevención de este fenómeno, que causa tanto daño en estudiantes como en profesores, sino para educar a los padres y apoderados en modelos de socialización mucho más sanos, donde los conflictos no se gestionen a través de la violencia.


Educar es trasmitir herramientas de la cultura que conlleven al progreso, no sólo en el área de las ciencias sino también, en lo más esencial de la naturaleza humana, la noble expresión de su esencia espiritual.
Ese es uno de los retos más significativos de la educación actual, resignificar su sentido para lograr un desarrollo psicosocial que esté a la altura del progreso económico alcanzado. Esta es tarea de todos, pero que se gestiona y dirige por los llamados a enseñar, pensar, sentir y actuar desde una educación de calidad. Es cierto que el bullying es un fenómeno social, pero los encargados de educarnos en su abordaje y prevención, son los educadores desde el contexto escolar.


Benjamín Apablaza, menor de nueve años que falleció al enterrarse un lápiz en uno de sus ojos tras un confuso incidente con otro compañero de curso, durante su jornada escolar el año 2013, y todos los niños chilenos así lo merecen.