Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Carne procesada y cáncer: La clave está en la moderación

Por Nelly Baeza, coordinadora de Salud Pública de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central.

Viernes 30 de octubre de 2015

Esta semana fue noticia comentada en todo el mundo el estudio dado a conocer por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la relación directa entre el consumo de carnes procesadas y el aumento de riesgo de sufrir cáncer, especialmente colorrectal, de páncreas y próstata.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, en inglés) calculó que el consumo diario de 50 gramos de carne procesada aumenta la posibilidad de cáncer colorrectal en un 18%, el cual, eso sí, tendría que firme y sostenido por años para tener ese efecto. Un dato no menor si se considera que Chile figura en el octavo lugar entre los países con mayor consumo de carne en el mundo.

Con este lugar en el ranking de países carnívoros estaríamos, al parecer, en un grupo sanitario de riesgo. Es por ello que en la pirámide alimentaria se recomienda consumir no más de tres veces a la semana de carnes rojas en nuestra dieta. Mientras que la base de nuestra alimentación deberían ser las frutas, verduras y legumbres para tener una dieta sana.

En la última década se han realizado cada vez más estudios respecto de las dietas vegetarianas o veganas y sus potenciales peligros para la salud; sin embargo, estas investigaciones han mostrado que dichas afirmaciones no son más que un mito, ya que en estas poblaciones sólo se han encontrado beneficios con una menor cantidad de obesidad, dislipidemias, riesgo cardiovascular e incluso cáncer.

Parece entonces importante informar a la población respecto a los beneficios de una dieta balanceada, sin excesos de productos cárneos y sus derivados.