Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Bajan los niveles de vinculación en la sociedad, según sondeo de Cesop

Disminuye la vida comunitaria y aumenta apatía social en la convivencia entre vecinos.

Imagen foto_00000007Los procesos de modernización han afectado todas las áreas de la vida humana. En el caso de nuestro país, la instalación del individualismo y la competitividad como ejes orientadores de la vida social, han generado   desconfianza hacia los demás y modificado las relaciones de convivencia entre vecinos, empobreciendo significativamente la vida comunitaria.

Así, lo revela una reciente encuesta realizada  por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, CESOP, de la Universidad Central, en conjunto con Publimetro.

Aunque el 68% declara conocer a sus vecinos y si bien ninguno sostiene tener vecinos indeseables, al 49% no le interesa establecer vínculos en la vecindad. Andrés Llanos, sociólogo y director del CESOP, sostiene que "el año pasado en un estudio similar efectuado por la UCEN el 84% declaraba conocer a sus vecinos y juzgaba importante relacionarse con ellos. Hoy se observa una mayor desintegración de la vida comunitaria".

Imagen foto_00000006La gente tiende a desarrollar espacios de convivencia hacia el interior de sus viviendas y fomenta vínculos intramuros con compañeros de trabajo, de    estudio y con familiares, reduciendo la interacción con sus vecinos. Por esa razón, sólo el 37% sostiene que confiaría su casa al cuidado de un vecino, observándose mayor disposición en las mujeres y  personas más jóvenes.

Para Andrés Llanos "la impersonalidad del mundo moderno hace que la gente privilegie la seguridad de sus viviendas con empresas especializadas y opte por instalar rejas, alarmas, cámaras de vigilancia y desestime la organización vecinal, que no sólo es más económica, sino también más efectiva al generar una vigilancia colectiva".

La encuesta también indagó acerca de la existencia de experiencias negativas o conflictivas con los vecinos, lo cual fue reconocido por el 30% de los encuestados. "Los conflictos son inherentes a la convivencia humana y esta cifra es similar a la registrada en estudios anteriores, obedeciendo a problemas por mascotas, cuidado de jardines y estacionamientos de vehículos, pero no es factor que explique el tipo de relación con los vecinos.  Prevalece la apatía e indiferencia con el fin de proteger la vida privada", sostiene el académico de la UCEN