Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Arquitecto Siamak Hariri expuso acerca del proyecto Templo Bahá’í de Sudamérica

Expositor es socio de la oficina canadiense Hariri Pontarini Architects, la cual se adjudicó el concurso para diseñar este edificio en Chile y que ha sido elogiado por el uso de innovadoras tecnologías, técnicas y materiales.

Jueves 20 de noviembre de 2014
Imagen foto_00000001

Los aspectos arquitectónicos, paisajístico y de ingeniería que involucraron el diseño del Templo Bahá'í, que hoy se levanta en la comuna de Peñalolén, fue lo que presentó en la FAUP el destacado arquitecto internacional Siamak Hariri.

En una charla abierta al público, en la que estuvieron presentes autoridades, coordinadores, docentes y estudiantes de la facultad, el expositor abordó el desafío que significó para la oficina que dirige en Canadá, Hariri Pontarini Architects, diseñar un edificio, donde estuvieran presentes los conceptos de luz y movimiento.

El arquitecto dijo que en el 2002, se adjudicaron el concurso internacional para diseñar el templo, el que fue convocado por la Asamblea Espiritual Nacional de los Bahá'ís de Chile y al cual llegaron 185 propuestas, provenientes de 80 países.

De acuerdo a Siamak Hariri, se realizaron varias pruebas de materiales, así como maquetas y modelos de un edificio, que en la práctica mide cerca de 30 metros de altura, está compuesto por nueva alas traslúcidas y se emplaza en un país sísmico, específicamente en la zona precordillerana de Peñalolén.

Así es como han usado vigas de acero, además de mármol y vidrio fundido para dar la apariencia translúcida a las alas, permitiendo que en el día la luz solar se filtre a través de ellas y en la noche, el templo emita un brillo proveniente de su iluminación interior.

El arquitecto también resaltó que la estructura reposará sobre aisladores sísmicos y está calculada para poder absorber movimientos del suelo. Para ello se contó con la asesoría del DICTUC de la Universidad Católica y VMB Ingeniería Estructural, entre otros.

En cuanto al diseño paisajístico Hariri Pontarini Architects fue encargado al destacado paisajista Juan Grimm y estará centrado en equilibrar la blanca estructura del edificio con la naturaleza del lugar, para lo cual se respetará el entorno actual, utilizando especies nativas y silvestres. Estos trabajos comenzarán el 2015 y los jardines abarcarán seis hectáreas de terreno.

Hay que destacar que el proyecto ha sido elogiado por más de 40 revistas internacionales y ha recibido varios reconocimientos. Por ejemplo, la revista Canadian Architect destacó la edificación con un Premio a la Excelencia 2004 y "en agosto de 2010, un jurado global de casi 100 miembros lo nombraron co-ganador en la categoría ´Edificio Cívico - Sin Edificar´ de la revista World Architecture News".

El templo que se construye en Chile es el octavo a nivel mundial y el primero en Sudamérica. Los otros están ubicados en Australia, Alemania, Estados Unidos, India, Panamá, Samoa y Uganda.