Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Andrés Kiblisky “Es una carrera ni tan científica ni tan humanista”

Acaba de egresar de Administración Pública de la U. Central de Chile, y también de finalizar su práctica profesional en la Superintendencia de Salud. Es un joven interesado en la política y en aportar a labores sociales.

Imagen foto_00000002Andrés Kiblisky Pérez (24 años), acaba de egresar de Administración Pública de la U. Central de Chile, y también de finalizar su práctica profesional en la Superintendencia de Salud. Es un joven interesado en la política y en aportar a labores sociales.

-¿Por qué motivos decidiste estudiar la carrera de Administración Pública?
-Porque es una carrera ni tan científica ni tan humanista, tiene algo que me gusta: la política, y finalmente me permite ejercer mi vocación de servicio, ya que se puede ayudar a muchas personas, independiente de su condición socioeconómica.

-¿La carrera ha cumplido tus expectativas?
-Completamente. La carrera satisface mis intereses.

-¿Cuál fue el ramo más entretenido que tuviste?
-Me es difícil definir uno solo. Me gustaron muchísimo: Gestión Regional y Local, Derecho Internacional, Planificación Estratégica y Control de Gestión, Modernización de la Gestión Pública, y los electivos de: Control de Gestión y Ciclo Presupuestario.

-¿Cuál es el ramo más difícil (“colador”) para gran parte de los alumnos de esta carrera?
-Hay estudiantes que entran a la carrera pensando que es mucho más humanista que científica, y eso les pasa la cuenta a la hora de enfrentar todos los ramos matemáticos-económicos que tiene, y muchos de ellos se quedan pegados ahí.

-¿Ya realizaste la práctica profesional?
-Sí, la hice en la Superintendencia de Salud, entre septiembre y diciembre de 2014, porque la universidad nos exige un mínimo de 16 semanas.

-¿Cómo fue esa experiencia?
-Mi experiencia fue muy grata, la institución me gustó muchísimo por la labor que cumple, me siento muy agradecido de ella, ya que me entregó la posibilidad de poner en práctica todo lo que la universidad me entregó, dándome el espacio suficiente para asumir responsabilidades y demostrar mis ganas de aportar con mi conocimiento. A la vez, la institución me aportó algunas cosas importantes, tanto para el ámbito laboral como para el personal. Las personas que trabajan allí nos recibieron muy bien a todos los practicantes; nos dieron el espacio para adaptarnos, compartir, aprender, y además nos ponían metas que cuando las cumplíamos eran reconocidas. Fue una práctica dura en términos de exigencia, pero, al final del día, esas son las cosas que se valoran. Terminé mi práctica muy contento, conocí a grandes personas con las cuales aún mantengo contacto y me voy con hermosos recuerdos de la Súper de Salud.

-Según tu apreciación personal, ¿Administración Pública es una carrera compleja, fácil o de dificultad moderada?
-Creo que todo depende de las ganas con las cuales uno estudie una carrera en general. De todas formas, pienso que es una carrera moderada en términos de su dificultad.

-¿Por último, qué es lo “bueno”, “lo malo” y “lo feo” de esta carrera?
-“Lo bueno”: las diversas posibilidades de desarrollo profesional, laboral y personal que ofrece. “Lo malo”: que en nuestro país aún no se considera como una carrera de suma importancia para el desarrollo del Estado: somos los únicos profesionales que sabemos tal y como funciona éste, y cómo se desarrollan las cosas en su interior. “Lo feo”: personalmente, no comparto la estructura del sistema de contratación y la seguridad social ligada a éste, creo que todavía es un sistema muy ingrato para los funcionarios públicos. 

Imagen foto_00000001

Fuente: http://bit.ly/1u2ZApx



Descarga de archivos