Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra

Adjudicado proyecto de innovación a académico de ingeniería

El aporte social que podrá generar la aplicación de este proyecto beneficiará a un sector rural de la comuna María Pinto.

Viernes 12 de enero de 2018

Imagen foto_00000015El 11 de enero fue recibida la notificación oficial que da cuenta de la adjudicación del proyecto presentado por Sergio Cárdenas, Doctor en Bioquímica, ante el Fondo de Innovación para la Competitividad Regional, del gobierno Metropolitano de Santiago (FIC-R). Esta adjudicación significa un nuevo espacio de representación de la Facultad de Ingeniería (Fing) y de la Universidad Central en el entorno social y el mundo científico.

De acuerdo a lo declarado en su sitio web, el FIC-R es una asignación anual de recursos que recibe el Gobierno Regional Metropolitano para potenciar el desarrollo económico de la región, mediante la ejecución de proyectos de investigación que generan conocimiento aplicable a los sectores productivos, aumentando así las oportunidades de desarrollo y calidad de vida de las personas.

La iniciativa, denominada ‘Transformación de residuos agropecuarios a productos de mayor valor agregado mediante biodigestor anaeróbico de alta eficiencia, en María Pinto’ fue presentada a finales de mayo de 2017 y desde entonces había sido sometida a estricta evaluación por parte del ente encargado. Se trata de un proyecto de investigación aplicada y desarrollo experimental, el cual se basa en el tratamiento de residuos a través de un biodigestor, para así producir restos valorizables, ya sea como fertilizantes o como combustibles generadores de energía, que ofrecerían como valor agregado la disminución de olores contaminantes y gases invernaderos.

Imagen foto_00000013

Estos modelos a escala permitirán llevar a pequeños y medianos agricultores de la comuna de María Pinto, la posibilidad de autoabastecerse de energía eléctrica a través del combustible obtenido del proceso realizado por el biodigestor, lo que generaría un impacto de ahorro en sus procesos internos.

La noticia de esta adjudicación, viene a cerrar un ciclo de múltiples hitos alcanzados desde la Fing durante el 2017. A propósito de aquello, el Dr. Cárdenas enumeró tres puntos importantes relacionados a los beneficios de la iniciativa “primero, que representa la consolidación de un proyecto que viene trabajándose desde el 2012, financiado por fondos internos de aquel periodo, que ahora se vinculan a fondos externos. Segundo, el proyecto está dentro de lo que ahora se trabaja como economía circular a nivel mundial -es decir- ya no se quiere ser una sociedad generadora de residuos, sino que cada uno de estos residuos sea un sustrato para generar nuevos productos. Tercero, además de ser un proyecto de tratamiento de residuos, también estamos hablando de energías renovables y de cómo transformamos basura de forma ecológica y sustentable en energía y fertilizantes naturales, lo que impacta en comunidades rurales que carecen de este tipo de sistemas de tratamiento para pequeños productores”.