Enviar este Artículo Imprimir este Artículo Aumentar tamaño de letra Disminuir tamaño de letra
ASEGURAMIENTO DE LA CALIDAD EN FACULTADES

Acreditación carrera de Terapia Ocupacional: siete claves de una experiencia exitosa

Claudia Bavestrello, Coordinadora de Aseguramiento de la Calidad, Facultad de Ciencias de la Salud.

Lunes 9 de abril de 2018

Imagen foto_00000002En Chile son 17 las universidades que imparten la carrera de Terapia Ocupacional y un instituto profesional; donde el 72% de estos programas se encuentran acreditados, con un promedio de 4.7 años.

La carrera de Terapia Ocupacional se creó el año 2009 en la Universidad Central, con el objetivo de comenzar con sus actividades docentes al año siguiente con 64 estudiantes que hoy llegan a un total de 583 y con cuatro cohortes de titulados. El principal desafío para consolidar el proyecto era la acreditación, instancia que se logró recientemente de manera exitosa obteniendo 5 años de acreditación en el primer proceso, bajo los nuevos y más rigurosos lineamientos de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA).

¿Cómo se obtuvieron los 5 años de acreditación? A nuestro juicio, hubo siete puntos claves que permitieron lograr el objetivo

1) Considerar, a cabalidad, los parámetros y criterios definidos en la Ley de Aseguramiento de la Calidad y los documentos elaborados por la CNA.

2) Articular las directrices del Sistema de Aseguramiento de Calidad de la Universidad Central, tales como los ejes estratégicos de la universidad, facultad y carrera.

3) Contar con el compromiso y motivación de parte del equipo directivo, que posibilitó un clima de colaboración y una mirada crítica para impactar en todos los actores, generando sentido de pertenencia, identificando nortes, resolviendo conflictos y visibilizando con claridad la meta que movilizó el proceso de autoevaluación.

4) Conformar un Equipo de Autoevaluación altamente calificado y comprometido con el proceso de la unidad.

5) Incorporación activa de todos los actores que son parte de la carrera (académicos, estudiantes, egresados, funcionarios y empleadores).

6) Disponer de recursos financieros que permitieron concluir las metas claras y verificables de las tareas comprometidas en el proceso.

7) Generar un efectivo plan comunicacional que permitió abrir un espacio de diálogo entre los diversos actores que componen la carrera, lo que a su vez posibilitó el intercambio entre ellos y la comprensión desde diversos puntos de la carrera. Además, se entregó información sistemática durante el proceso de autoevaluación a todos los estamentos de la carrera y de la facultad que la alberga.

Así como pudimos identificar las claves de este éxito, el mismo proceso también nos permitió identificar y manejar a tiempo aquellos elementos que no aportaban en este sentido. De acuerdo a nuestra experiencia, entre las cosas que no hay que hacer al enfrentarse a una acreditación está: cerrarse a la diversidad de opiniones sobre la carrera, sean estas favorables o desfavorables; desorganizarse en torno a la meta y los plazos acordados; desmotivarse frente a las barreras y desafíos que van emergiendo en el proceso; sobrecargar al equipo de autoevaluación; anteponer agendas propias por sobre la carrera y generar planes de mejora no sustentables en términos financieros e institucionales.

Finalizado este proceso, tanto la Facultad de Ciencias de la Salud como la propia unidad han logrado internalizar una cultura de aseguramiento de la calidad. Además, tanto interna como externamente, se ha reconocido el sello formativo de los Terapeutas Ocupacionales de la Universidad Central.

Los cinco años de acreditación obtenidos son, en definitiva, una certificación de la calidad académica con que se está formando a estos futuros profesionales de la salud.